Nuestra Historia

HISTORIA DEL COLEGIO RAUQUÉN

                       HISTORIA DEL COLEGIO RAUQUÉN Un matrimonio de profesores normalistas, Héctor Tello Romero y Elena Anais Reyes Norambuena, ambos de una profunda fe cristiana, comenzaron a gestar la idea de crear un colegio distinto allá por el año 1986, superando muchos obstáculos comenzaron a construir y dar vida a lo que es hoy se traduce en uno de los aportes más importantes a la Educación de la provincia de Curicó. La esencia, es que todo comenzó en Familia. Los sueños poco a poco se fueron formando en realidad, en donde podemos decir que el Colegio Rauquén es fruto del amor. Los dos eran profesores, así que el germen de la Educación en ellos era constante. Elena y Héctor estaban decididos a dar el paso; La matricula inicial fue de 6 alumnos para terminar con 11 alumnos. El local del Establecimiento: la propia casa del matrimonio, en la población Rauquén, la recordada casa de Los Almendros 708, lo que le confería más sentido de familia al proyecto. El primer paso fue la creación de un jardín infantil que comenzó a funcionar en el propio hogar de este matrimonio de profesores. Luego en el año 1990 a través de un préstamo y la venta de algunos bienes, compraron un terreno camino en aquel entonces a Rauquén campo, actualmente Avenida Rauquén, logrando la creación de cuatro cursos de enseñanza básica, construyendo 2 salas, baños y una sala de profesores, dirección, para todo uso. Los cursos fueron atendidos de forma alterna por tres docentes. Así poco a poco y con gran esfuerzo la institución fue creciendo hasta que en el año 1996 comenzó la enseñanza media, egresando el primer cuarto medio en 1999 a cargo del profesor Leonardo Arriagada Peñaloza. La partida prematura de la maestra y alma de este colegio, de la tía Elena Reyes Norambuena, que tras una larga enfermedad dejó de existir aceptando con mucho dolor la voluntad de Dios, fue el hecho que más tarde motivó un cambio generacional importante en la administración del establecimiento. Con el fin de entregar mayor comodidad a los estudiantes e invertir en crecimiento, se adquirió un terreno en el sector de Zapallar donde se construyo un moderno edificio para albergar a los alumnos de la educación media funcionando a partir del año 2000. De esta forma se puede afirmar que ese pequeño jardín infantil que dio la partida a ese proyecto educativo, hoy se ve materializado en un colegio de prestigio, consolidado en el tiempo. A partir de enero del año 2006 la administración del Colegio pasó a manos de la Sociedad Educacional Rauquén Ltda. Conformada por los hermanos Christian, Carla y Pablo Tello Reyes. El profesor Héctor Tello cedió el cargo para tomar un merecido descanso. Con esta nueva dirección y tomando como referencia el contexto en que se sitúa, se han planificado diversos proyectos que se verán plasmados en los próximos años, considerando en un primer punto favorecer una educación en el que el profesor realice su trabajo formando al alumno en un acompañamiento constante, logrando con esto aprendizajes significativos, que gusten del saber, del estudio y de sus posibilidades y amor por aprender, activando la motivación interna del alumno. La meta del Colegio es crecer con calidad, destacándose mediante un sello que lo identifique "Marcando Diferencia", con un estilo propio de servir y de formar otorgando mayor provecho al tiempo y a los espacios formativos; haciendo frente a la cultura pragmática, funcional y competitiva, calidad que exprese la riqueza de la formación integral de la institución. Se incluye también el objetivo de unificar la integración de contenidos, modos de evaluación y la capacidad para generar planes de formación de alumnos con un mayor sentido democrático y participativo. La sociedad Educacional Rauquén Ltda., que en la actualidad administra este establecimiento de enseñanza pre básica, básica y media, ve con orgullo como se ha consolidado a través del tiempo un sueño de sus padres hecho realidad.